top of page
Buscar

Utiliza el poder de LENTO para conectar en tu vida privada y profesional



No creo conocer a ninguna mujer que no quisiera ir despacio a la hora de hacer el amor. De hecho, el amor es ese período de tiempo especial en el que todo se ralentiza, no sólo durante el sexo amoroso sino también durante el intercambio amoroso entre dos seres. Una madre o un padre manejan a su bebé con cuidado, sosteniéndolo en silencio. Se miran a los ojos. Esta simple mirada es un ancla para que el cerebro del bebé se conecte, desarrolle su atención y crezca. El amor va lento, se difunde, impregna nuestro campo energético. El amor es sutileza. Y el amor es atención.


Ahora, antes de tener a mis hijos, creía que la multitarea significaba eficiencia. No es que no meditara; lo he hecho desde mi juventud. Sin embargo, tenía la creencia heredada de que para ser productivo había que realizar múltiples tareas e ir rápido. En mi carrera como coach y terapeuta, me he encontrado con muchas mujeres que continuamente se castigan a sí mismas por no hacer lo suficiente o por tomar más de lo que podían masticar para demostrar que eran adecuadas. Los que son más lentos, los que explican más lento las cosas, a veces incluso su pareja o su hermano, les ponen de los nervios. Para ellas, su interlocutor está divagando, andándose por las ramas. Muchas mujeres tienen interiorizada la capacidad de síntesis, la capacidad de resumir, de acortar y de ir rápido para ser... ...eso creen... productivas.


De hecho, la multitarea es todo lo contrario. Cuando estás concentrado en una tarea y te interrumpen o te interrumpes a ti mismo, te llevará 23 minutos volver a alcanzar el mismo nivel de concentración. Una persona promedio toca su teléfono...... ¡¡¡2.687 veces al día!!!  Los reels han logrado imponerse. Imagínese lo que eso significa en términos de concentración. JAMA Network Open en 2019 sugirió una posible asociación entre niveles más altos de tiempo frente a la pantalla en niños en edad preescolar y un mayor riesgo de desarrollar síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).


Por el contrario, la lentitud puede significar sintonizarnos con el presente, centrando toda nuestra atención en el momento. La lentitud intensifica el placer y la calidad. El placer de los sentidos: la vista, el olfato, el tacto, el gusto, el oído... Imagínense simplemente hojeando rápidamente las obras de Monet, Turner o Brueghel... O escuchando a Debussy en avance rápido. Y ni hablar de artesanía... Los restaurantes de comida lenta han empezado a florecer en muchas ciudades del mundo, y en Madrid mismo. Comer despacio tiene también otras funciones. Al cerebro le toma 20 minutos registrar que el estómago está lleno. Comer despacio puede ayudarte a controlar tu peso. Además prestar atención al sabor, la textura, el olor y sobre todo masticar lentamente nos hace salivar y digerimos mejor.


A medida que la lentitud refuerza nuestra atención, nos permite aprender. Aprendemos lentamente, es decir, el proceso de aprendizaje lleva tiempo. El aprendizaje requiere que el cerebro codifique información, cambie su cableado neuronal y cree redes entre diferentes regiones del cerebro. Con rapidez, llevamos a cabo automatismos, realizamos lo que ya sabemos accediendo a los patrones profundamente arraigados del cerebro. Johann Hari, autor de Stolen Focus señala que la atención está en el centro de todos los grandes logros de la Humanidad: la música, la ciencia, los deportes, ser un buen padre o tener amigos y destaca que el número de niños con déficit de atención ha aumentado un 100 por ciento desde que tenía 7 años. (Podemos aprender rápido bajo amenaza, lo que sin embargo activaría hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, mejorando la capacidad del cerebro para crear y retener recuerdos relacionados con la amenaza. Dicho esto, una forma de aprender rápida Y segura es a través de la novedad).


En The Stress Solution, el psicólogo clínico Arthur Ciaramicoli explica: "Aprendemos a ser más empáticos cuando disminuimos la velocidad, nos hacemos presentes". Podemos calmar nuestros arrebatos disminuyendo la velocidad. Durante una discusión, ralentizar intencionalmente nuestro habla reducirá la tensión, dicen Newberg y Waldman en "Las palabras pueden cambiar tu cerebro". Reducir la velocidad te hace a prueba de estrés, es decir, estar en tu mejor momento bajo estrés "tranquilo, fresco y creativo en medio de la tormenta", como dice Eknath Easwaran.


La lentitud promueve la sostenibilidad. La profesora Hazel Clark de la Escuela de Diseño Parsons se refiere a la moda lenta como “la valoración de los recursos locales y las economías distribuidas; sistemas de producción transparentes con menos intermediación entre productor y consumidor; y productos sostenibles y sensoriales, que tienen una vida útil más larga y son más valorados que los consumibles típicos”.


No hace falta decir que la lentitud en los negocios es un requisito para los líderes, aquellos que asumen riesgos. Disminuir la velocidad, crear el tiempo y el espacio les permitirá conectar los puntos para tomar las mejores decisiones y, una vez tomadas, cambiar de marcha y actuar con rapidez.


Al formar un equipo directivo, buscar la velocidad y el crecimiento a toda costa puede causar estrés innecesario, disfunciones e impedir que el equipo forme vínculos. Los líderes pueden sentir la necesidad de actuar y saltarse los pasos necesarios para diseñar estrategias clave en profundidad o eludir la comunicación, provocando así una desalineación. No tomarse el tiempo para confrontar puntos de vista y prescindir de la sabiduría colectiva del equipo puede pasar por alto oportunidades e incluso obstaculizar la innovación. En La quinta disciplina, la frase de Peter Senge "más lento es más rápido" se basa en la observación de que "cuando la velocidad se vuelve excesiva, el sistema buscará compensar disminuyendo la velocidad, poniendo tal vez en riesgo la supervivencia de la organización en el proceso".


Así que, estés donde estés y hagas lo que hagas, para tu bienestar descubrirás que lo rápido baila con lo lento. Dar un paso atrás de las prisas con intencionalidad vale la pena. Pero recuerda: ¡la lentitud necesita práctica!


🤩 ¿Deseas construir un equipo o equipo de liderazgo sano, fuerte y alineado? Estaré feliz de poder ayudar. Contáctame


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page